EL DEFENSOR DE LA CULTURA

Escultura en plasticerámica con armazón interior. Base bloque de madera. Inspirada en los movimientos de la obra de Rodin y en el sentir de agonía ante la quema de la biblioteca ptolomeica de Alejandría, o la del monasterio del Cister en el libro “El nombre de la rosa”. El libro como símbolo de la inspiración y el saber humano provoca sentimientos bárbaros sin embargo en su defensor cuando el objeto se encuentra en peligro. Un sentimiento muy de moda, ahora que El Corán, La Biblia o las constituciones se convierten en herramientas al servicio de los medios de comunicación.

AGUAS ROSAS Y GRISES. 40X30X55. REVISADA EN 2015 EN BLANCOS ROTOS CON ARCILLA.2013-03-29 12.09.38

PROPIEDAD MIGUEL ALMENDRO.

 

Deja un comentario