SERIE ESCULTURAS EN PIEDRA

Un intento de dar nueva vida a la piedra: otro movimiento, otra dimensión. La pizarra y la caliza, materiales duros y frágiles, se prestan en manos del hombre a la creación de espacios, de ideas, de figuras. El hombre las modifica apenas, las reconduce, las domestica buscando otra expresión: aligerar la piedra y hacerla flotar, dar simbolismo y complejidad emotiva a la sencillez, girar, retorcer y catapultar la piedra hacia una nueva dimensión.

Y luego la espiral. La vida es un eterno retorno. Todo vuelve, pero nada se repite. Lo valioso es el momento. Un ciclo eterno, pero que acaba en cada momento. Vivimos en un eterno final y en un eterno nacimiento. La atávica espiral leit motiv del creador. Un divertimento en busca de la expresión.

Deja un comentario